Mes: mayo 2015

POBRE SENSEI

maestro mendigo

En la (tradicional) comunidad de artes marciales, parece que hay una tendencia preocupante, es decir; por alguna razón inexplicable un gran segmento de la gente cree realmente que los maestros de artes marciales que se ganan la vida mediante la enseñanza, se han consumido por la codicia. De hecho, el consenso general parece ser que es de esperar que un maestro de artes marciales tradicionales deba tomar un voto de pobreza con el fin de estar centrado en la formación y la enseñanza. No estoy seguro exactamente dónde se originó esta mentira, pero tengo la sensación de que muchas personas que se sienten de esta manera, probablemente han tenido una clase gratis en su propio camino por las artes marciales. Es decir, se han podido entrenar sin tener que pagar los honorarios del dojo porque han ‘trabajado al lado con Sensei’ o eran incapaces de pagar las clases, por lo que Sensei tuvo compasión de ellos y les enseñó de forma gratuita, o bien de gorra sin ningún concepto de la realidad. Ah!, sí, eso último pica un poco, ¿no? Mi opinión personal es: Los que nunca se han sacrificado, nunca van a apreciar o entender el sacrificio de otros.

Antes de continuar, quiero ser muy claro. En mi carrera como profesor de artes marciales, he enseñado a estudiantes de forma gratuita, yo he renunciado por completo a las cuotas cuando el estudiante estaba en tiempos difíciles. Incluso ahora, todavía doy becas a los que siento lo merecen. Mi única condición es que el estudiante continúe entrenando, y cuando sean capaces de comenzar a pagar por sus clases, que voluntariamente lo hagan. Y… ¿adivina qué? Me he quemado un par de veces; es decir, que no siempre siguen adelante con su parte del acuerdo, pero no es ninguna sorpresa realmente, después de todo, la gente es gente. La mayoría de la gente va a hacer lo correcto, pero siempre hay algunos que se sienten con derecho; es decir, cuando alguien recibe algo a cambio de nada, va a empezar a apreciarlo menos y esperar más.

¿Eso me impidió ayudar a aquellos que lo necesitan? De ningún modo. Siempre voy a ayudar a los que siento merecedores; si ellos no muestran el aprecio a través del compromiso y la dedicación a mí, el dojo, y nuestro arte…  o si optan por no hacer lo correcto y pagar más adelante, es su defecto de carácter, no el mío. Como profesor puedo mostrar a mis alumnos el camino, y les puedo guiar incluso personalmente, pero no voy a arrastrarlos por ese camino. La actitud correcta de la obligación y agradecimiento (Giri 義理) tiene que venir desde dentro y tiene que ser genuinamente manifestada sin persuasión.

Así que, ¿Qué pasa con el profesor de artes marciales de tomar un voto de pobreza? ¿No es la marca de un verdadero Sensei? ¡NO! Eso es un error pensar que se ha propagado y se transmite sin ningún sentido de origen. ¿Por qué entonces tenemos que pagar los honorarios de capacitación, incluso cuando el profesor afirma que él no enseña por el dinero, sino por el amor al arte?

Ajá! la pregunta correcta! Nunca podremos pagar a nuestros maestros por el conocimiento y la experiencia que nos imparten; eso no tiene precio! Nosotros pagamos los honorarios de capacitación para apoyar nuestro dojo y nuestro Sensei; eso es. Los honorarios de capacitación van hacia los gastos del dojo como el alquiler, hipoteca, servicios públicos, seguros, equipo, etc. Si hay algo que sobra, puede servir para promover la formación y la educación marcial de su profesor a través de seminarios, talleres, o incluso viajes de actualización. Su profesor probablemente ha pasado la mayor parte de su vida y gastado miles de dólares en capacitarse, sobre todo si su maestro reside en Japón… esto puede llegar a ser muy  caro! No se puede comprar el favor o la instrucción especial o la formación de habilidades avanzadas de un PROFESOR LEGÍTIMO, pero puedes hacer tu parte para reducir la carga y ayudar a asegurar que siempre tendrás un lugar para entrenar por el apoyo que das a tu dojo.

ADVERTENCIA: Si todavía estás leyendo, gracias; pero ten cuidado, la siguiente parte es de contacto total; los guantes guardados. Si te ofendes con facilidad, te animo a dejar de leer aquí.

Aún aquí? Bueno.

Si tu eres uno de aquellos estudiantes que se sienten que se merece instrucción libre porque tienes ‘ya pagadas tus cuotas o porque ayudas a Sensei en el dojo’ entonces eres parte del problema y ​​debes volver a evaluar exactamente por qué te crees que eres tan especial que sientes que es perfectamente aceptable que los demás lleven tu carga económica. Si no eres uno de esos, ¡fantástico! tú conoces al tipo de persona a la que me refiero y hay por lo general al menos uno en cada dojo; aquellos que también a última hora no cumplen con el pago de sus cuotas o no asisten a los eventos de capacitación y simplemente dejar de entrenar para “ahorrar dinero” en ciertos momentos durante el año, para cubrir otros gastos irrelevantes.

Si eres el tipo de estudiante que permite o incluso esperas que tu Sensei pague para que asistas a eventos de capacitación con el fin de ampliar tus conocimientos, entonces eres parte del problema.

¿Significa esto que todo el que acepta ayuda, becas, o tarifas de descuento son tacaños desagradecidos y gorrones? Por supuesto que no! Sólo se aplica a aquellos que desarrollan un falso sentido de derecho… a los que sienten que se merecen todo gratis.

¿Significa esto que todo el mundo siempre debe pagar para entrenar? Eso depende del profesor. De hecho, sé que varios profesores altamente cualificados que se niegan a aceptar el pago, y que está perfectamente bien, porque estos maestros tienen estándares muy altos, y exigen a sus estudiantes contribuir de otras maneras. Cuando vas a un negocio, tienda, restaurante, tú pagas, yo pago, todos pagan. Nada es gratis!. Igual es en el dojo. Quítate de la mente esa imagen que tu Sensei es un asceta o agente de caridad.

Eso es todo. Paga tus cuotas. Si eres uno de los que tiene la suerte de recibir el favor a través del pago de cuotas reducidas, da las gracias de vez en cuando y no pienses que tu profesor lo toma por sentado; deja saber a tu profesor que aprecias lo que hace, y por encima de todo… no olvides que aún tienes deudas que pagar. Si no estás seguro de cómo, a continuación, consulta con tu Sensei, estoy seguro de que te guiará en la dirección correcta, después de todo, eso es lo que hace.

(Traducido del Articulo de Gary Parker)

Anuncios